Musica de Guatemala Musica.com.gt

17 mayo 2010

Luis Enrique Mejía Godoy: Estamos con Cuba, ayer, hoy y siempre

Filed under: America Latina — Etiquetas: — Noticias.com.gt @ 12:12

Quito,  may (PL) Blanca su cabellera, pero con la voz tan joven como cuando empezó hace varias décadas con la nueva canción social comprometida, el nicaragüense Luis Enrique Mejía Godoy proclama su apoyo incondicional a Cuba, ayer, hoy y siempre.

De gira por Paraguay y Ecuador como parte de una iniciativa cultural de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) apoyada por ambos gobiernos, para hacer el Festival Canto de Todos, Luis Enrique contesta firme, como siempre.

Ya me he pronunciado, verbalmente y por escrito me he sumado a todas las manifestaciones de condena a esa feroz campaña mediática contra Cuba, porque para mí, Cuba es la hermana mayor de la esperanza, enfatiza el cantautor entrevistado en pleno centro de Quito.

La Revolución Cubana, su gente, sus dirigentes, su música, su cultura, es como nuestra. De tal manera que no vamos a dar ni un paso atrás en ese sentido, advierte a los detractores de siempre.

Si de algo pueden servir mis canciones y mis palabras es para que vuelen por toda América Latina proclamando que estamos con Cuba, proclama con orgullo el autor de canciones entonadas por multitudes combatientes en tantas partes.

Luis Enrique coincide en que este cambio de época es un momento imprescindible para el resurgimiento de la canción comprometida, y recalca que por eso es importante la unidad.

Los sectores más reaccionarios de los medios de comunicación en el mundo, y particularmente en América Latina, quisieron imponer la idea de que esta canción era parte del pasado. ÂíComo si se pudieran borrar las ideas!, enfatiza emocionado.

Pero, reflexiona, los medios de comunicación provocaron en América Latina un movimiento de canción superficial, comercial, de mentira, pero muy eficiente, para tratar de mediatizar el efecto en las masas de la canción social.

Sin embargo, subraya, no está muerta la canción comprometida, sino que simplemente no estamos comunicados.

Encontrarme aquí (en Quito) con Pancho Villa, que no es un personaje mexicano sino un cantautor chileno, fue conocer un cantautor magnífico, de una calidad impresionante.

Son los jóvenes, reflexiona Luis Enrique, que podrían ser nuestros hijos, los hijos de Silvio (Rodríguez), de Vicente (Feliú), de mi hermano Carlos (Mejía), de Viglieti (Daniel), de Zitarrosa (Alfredo), de Violeta Parra, y de tantos otros.

Y es cierto, de alguna manera son nuestros hijos y están haciendo esa canción, pero no se sabe, no se conocen, lamenta el cantautor, poeta y ahora también pintor.

Creo que los artistas, los intelectuales, los poetas, los músicos, los cantautores, siempre hemos tenido una enorme vocación de juntarnos, para la esperanza, para el futuro, por la unidad de los pueblos, responde ante la larga ausencia de encuentros.

Hay un impedimento que todavía no entiendo, dice, que nos reunimos en los festivales y una vez que regresamos a nuestra realidad pareciera que ésta nos obliga, no a hacer silencio, sino a meternos tanto en ella que nos olvidamos de comunicarnos.

Tenemos que ser como los ríos, no solamente renovados sino crecidos. Este es un momento muy álgido para América Latina y la canción y los cantautores tenemos elementos suficientes para romper ese silencio, para romper esa distancia, aseveró.

Nosotros estamos lejos, en el centro de América, en la garganta pastoril que dijo Neruda, y es más fácil ir a Estados Unidos, Europa o Canadá que a países del Sur, pero me voy comprometido a hacer el Canto de Todos en Nicaragua en los próximos años.

Hace mucho estamos hablando de mi regreso a Cuba, reponde a una pregunta. Carlos (Mejía) regresó hace unos años a Casa de las Américas, pero yo tengo una deuda inmensa por todo lo que Cuba ha hecho por la juventud nicaragüense, particularmente por los estudiantes de medicina.

De tal manera, precisa con el mismo fuego en los ojos que cuando canta, mi deseo de ir primero allí, a cantarle a los estudiantes de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), y después a cualquier parte.

Cantarles para agradecer al pueblo cubano y para decirle a los jóvenes que la canción nicaragüense está viva, renovada y tiene alas inmensas, como las utopías de los años nuestros. De tal manera que dejo la pelota, como dicen, del otro lado de la cancha.

No hay comentarios »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Leave a comment

Powered by WordPress